Foto ilustrativa
Foto ilustrativa

 

 

Esa expresión usó un joven hace instantes cuando nos contaba lo que les ocurrió a él y dos compañeros del colegio cuando salían de la E.E.T. Nº 1, luego de cursar: “salimos con dos compañeros y vimos que un joven redrogado, nos encaraba, nos tomó por sorpresa, no sabíamos qué hacer, uno se retrasó y le exigió el celular amenazándolo. Nosotros salimos corriendo, nos asustamos, fue instintivo y ahora nos sentimos mal por no ayudar a nuestro compañero. Salís de la escuela y te roban, una cosa de locos”.

Esta problemática se vuelve a ver en las calles y nos parece que debe ser controlada por las autoridades policiales, y esperamos que no nos respondan con las excusas de siempre: “no hay móvil”, “los chicos no pueden andar solos”, etc.

Lo mínimo que pedimos es que nuestros hijos puedan ir a estudiar o hacer deportes tranquilos y que esos chicos con problemas de adicciones sean atendidos como corresponde, por quienes tienen a cargo la asistencia social.

Todos somos responsables de la sociedad que tenemos, pero algunos cobran para dar soluciones.

Nota: al enterarnos de esto inmediatamente llamamos a los teléfonos de la policía comunal y celulares de los comisarios, para pedir que un móvil se acerque a la zona, estuvimos 10 minutos esperando hasta obtener respuesta.  

 

Comentarios de Facebook