14 años pasaron de aquella tarde en que la tragedia marcó nuestras vidas. Guardamos en nuestro corazón el mejor recuerdo  de ellas, como así también la marca del dolor.

Donde estén, queridas “MARIAS”,  vaya un cálido abrazo de tus compañeros… Dios las tenga siempre junto a Él.

Nuestro respeto por siempre a las Sub Oficiales María José Giménez y María de los Ángeles Silva, que dieron sus vidas en cumplimiento del deber.

Comentarios de Facebook