El pasado sábado cuando se jugaba el partido de reserva entre Rivadavia y Defensores Unidos, al llegar a los 33 minutos del segundo tiempo, luego de una falta fuerte del jugador Nº 2 de defensores Lucas Guerrero sobre un chico de Rivadavia, Gustavo Pérez, árbitro del cotejo, expulsó al defensor de Defensores y inmediatamente asistió al joven de Rivadavia que estaba muy dolorido, con un golpe en el estomago que le impedía la entrada de aire al mismo tiempo que autorizaba la entrada de los auxiliares del fortín.

En una maniobra repleta de cobardía , el jugador de Defensores, agredió al arbitro, que se estaba ocupando del jugador caído, golpeando el rostro de un Pérez indefenso.

Hematomas y otras consecuencias, que lo llevó a visitar a un Oftalmólogo, un odontólogo, etc, fueron las consecuencias de este ataque inesperado y fuera de lugar del inadaptado.

Gustavo recibió el apoyo de todas las instituciones locales a los cuales agradeció publicamente, pero comentó que ni la Liga local ni la de San Pedro, estuvieron a la altura de las circunstancias.

Comentarios de Facebook

2 COMENTARIOS

Los comentarios están cerrados.