Parece ayer.

Nos despedimos con chistes y ese humor tuyo tan propio, que hasta en momentos difíciles lo tenías. Me decías que era para sacarme una sonrisa.

Y sí. Siempre lo lograbas. Tu chispa y tu optimismo hacía que los días fueran mas livianos.

Ambos sabíamos que la carga era pesada y dura. Lo que te pasaba podía torcer el destino.

Y salió mal. y aún no puedo creerlo.
Me convenzo que estás en un cielo merecido y haciendo bromas con mis muertos queridos.

Pero ahora sin dolor ni preocupaciones. En paz y libertad. Me gusta pensar eso Darío Difalco.

Ojalá me veas escribir esto y te enternezca como me lo decías cuando algo te emocionaba. Tu sensibilidad y bondad te hicieron un buen tipo.

Vaya mi homenaje y mi recuerdo a un gran amigo que muy joven se adelantó y que por estos lados se extraña mucho.
Mi cariño y agradecimiento eterno Darío Difalco.
19 de enero 2022 – 19 de enero 2023

Marcela Garea.

 

Comentarios de Facebook