El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense habló en exclusiva con diario Hoy sobre la polémica por los alimentos que Capital Humano no distribuyó y las implicancias de la ley Bases con la movilización al Congreso. Además, destacó la necesidad de “reestructurar” la organización del peronismo.

El ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, Andrés Larroque, mantuvo una entrevista exclusiva con diario Hoy donde ­analizó la situación social en función de la política económica que lleva adelante el Gobierno de Javier Milei y la preocupación por lo que implica la ley Bases que se debatirá esta semana en el Senado.

—¿Qué expectativa hay en torno a lo que puede pasar con el debate por la ley Bases?

—Estamos frente a un momento que puede ser parteaguas en nuestra historia, no podemos dar un paso que no tenga retorno y encamine a la Argentina a una situación de mayor desigualdad.

Más allá de las presiones que sabemos tienen los senadores, hay un pueblo que no se va a suicidar y se va a hacer presente en el Congreso porque hoy aprobar esa ley es ponerle una bandera de remate a nuestro país. Milei funciona como agente de ventas ofreciendo el patrimonio nacional al mejor postor, es importante tomar conciencia de ello y generar mayor nivel de convocatoria.

—En los últimos días volvimos a escuchar al Presidente decir que quiere “detonar el Estado desde adentro”, ¿qué opinión te merece?

—Discutir el rol del Estado es desconocer el funcionamiento de las sociedades, si bien puede tener falencias, deficiencias, se puede trabajar en mejorar esas capacidades. Hablar de “detonar” es algo reñido con la realidad y que tiene que ver con el negocio de unos pocos que saben que no se lo puede destruir, pero se benefician con estos planteos que apuntan a destruir a ­aquellos que pueden incidir en la defensa de la distribución de ­ingresos, como el movimiento obrero, la oposición política, los movimientos sociales, todos estos sectores son los que pueden ponerle un coto de racionalidad a esta ofensiva irracional.

—Según las declaraciones de Milei, cuando se le consulta por algún dato negativo de su economía, ­responsabiliza al kirchnerismo. ¿Qué piensa?

—El Presidente quiere dividir el frente opositor y lo que hoy viene significando con la confluencia de sectores que han tenido enfrentamientos en el pasado y que hoy pueden reencontrarse con una política que cada vez deja menos espacio para la política intermedia.

Milei es muy deficiente a la hora de hacer política, no ha construido ningún triunfo político, mostró muchas carencias, y no puede ­mostrar números ostensibles; más allá de números macro difusos y transitorios, no hay logros políticos ni económicos y con una debacle en lo social.

Milei va camino al abismo y va acelerando. No es que hay un cambio, una remisión en función de la calamitosa situación social, nadie dice que estábamos bárbaro antes, porque la inflación era un problema, pero con la megadevaluación que impuso el Presidente se dispararon los números de pobreza e indigencia en niñez y adolescencia donde, según Unicef, estamos con un 70% de pobreza y un 38% de indigencia, y elige acelerar hacia el precipicio.

—En este contexto, entonces, ¿cómo se trabaja desde la Provincia teniendo en cuenta, además, los recortes que recibió de parte de las transferencias de Nación?

—Lo de Axel es heroico, la Provincia no solo se ha puesto como objetivo defender a los bonaerenses redoblando esfuerzos, haciendo un ejercicio de creatividad enorme, sino que hoy nos toca hacer mucho con poco y ha tenido una posición valiente, nunca se escondió, es doblemente meritoria la capacidad de gestión política con lo social como prioridad. Y, desde ya, estamos haciendo un esfuerzo enorme en materia alimentaria sosteniendo las prestaciones.

La agresión es permanente, no solo se trata de resistir con un gobierno que no acompaña, sino que te quita recursos, recursos que te corresponden y, con la propia política económica que golpea las arcas provinciales, estamos en una situación explosiva, y entonces buscamos redoblar esfuerzos con intendentes y organizaciones comunitarias para tratar de paliar esta situación y, en materia social, encaminar el vínculo que debería tener Desarrollo Comunitario con Capital Humano, donde hemos tenido un pequeño avance porque firmamos un convenio por el Servicio Alimentario Escolar, pero sin tener, en mi caso, la posibilidad de conocer a la ministra y sin tener ningún tipo de relación.

—Usted mencionó y destacó la ­actitud “valiente” del gobernador Kicillof de enfrentarse a Milei públicamente. ¿Cree que le faltó esa valentía a parte de la oposición?

—Valoro a aquellos que tuvieron una conducta valiente y realista y entendieron que no era momento de tiempistas, sino de patriotas, y bienvenidos sean todos aquellos que quieran sumarse, nadie va a andar midiendo quién habló primero y que se sumen más compañeros para dar vuelta la historia.

—En este contexto, entonces, ¿cuál es la situación del peronismo pensando además que, si bien falta un año, habrá elecciones legislativas en el 2025?

—El peronismo está atravesando una crisis, viene de una derrota que obliga a definir criterios y buscar mecanismos de organización distintos más eficaces e identificación con quienes deben representar. Creo que tiene que haber factores ordenadores y que, más allá de lo conceptual y lo doctrinario, que no está en discusión, sí creo que tenemos que reestructurar la organización del espacio y encontrar las referencias ordenadoras. Axel es uno de los emergentes, sin dudas.

De todos modos, hoy trabajamos en el día a día, pensar tan hacia ­adelante es complejo, pero es nuestra responsabilidad generar esperanza de futuro, somos responsables de una construcción, pero lo urgente es frenar el tratamiento de la ley Bases.

Comentarios de Facebook

DEJAR UN COMENTARIO