El consumo de carne en Argentina ha disminuido considerablemente debido a la caída del poder adquisitivo. En el primer cuatrimestre del año, la compra de carne vacuna cayó un 17,5% en comparación con el mismo período del año anterior, según un informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (CICCRA). El asado, tan apreciado en la mesa argentina, se ha convertido en un lujo, haciendo que presupuestarlo sea una necesidad clave para muchas familias.

Precios de referencia

  • Kilo de asado: $7.550
  • Kilo de morcilla: $3.700
  • Kilo de vacío: $7.400
  • Kilo de chinchulines: $2.300
  • Kilo de chorizos de cerdo: $4.800
  • Kilo de mollejas: $7.900
  • Provoleta: $3.500
  • Paquete de papas fritas congeladas: $3.845
Para presupuestos más amplios, se puede agregar una picada para cinco personas, que ronda los $30.000. Los precios relevados provienen de tiendas online de tres cadenas de supermercados con presencia nacional y otras webs de comercios minoristas especializados.
Asado para dos personas
  • Medio kilo de asado: $2.250
  • Medio kilo de vacío: $3.700
  • Chorizos (2 unidades): $1.998
  • Provoleta: $2.490
  • Botella de vino gama baja: $2.000
  • Bolsa de briquetas (3 kilos): $2.200
  • Total: $14.638

Asado para cuatro personas (low cost)

  • Kilo de asado: $5.500
  • Kilo de vacío: $7.400
  • Chorizos (4 unidades): $3.996
  • Morcilla (400 gramos): $1.190
  • Provoleta: $2.490
  • Bolsa de carbón (4 kilos): $3.200
  • Botella de vino gama media: $3.900
  • Total: $27.676

Asado para cuatro personas (premium)

  • Salame fuet picado fino: $3.020
  • Medio kilo de queso pategrás: $7.175
  • Kilo de asado: $5.500
  • Kilo de vacío: $7.400
  • Chorizos (4 unidades): $3.996
  • Morcilla (400 gramos): $1.190
  • 0,8 kilos de chinchulines: $1.840
  • 0,8 kilos de mollejas: $6.320
  • Provoleta: $2.490
  • Bolsa de carbón (4 kilos): $3.200
  • 2 botellas de gaseosa (1,25 litros): $3.600 ($1.800 por unidad)
  • 2 botellas de vino gama alta: $15.000 ($7.500 por unidad)
  • Total: $60.731

Distinta, en cambio, es la historia a la hora de salir a comer afuera. Según Marcelo Alejandro Castagnino, parrillero de El Viejo Palermo, el argentino no renuncia al asado ni siquiera en medio de la escalada de precios. Aunque sí cambian las conductas.

“Aunque los precios suban la gente con el tema del asado nunca se rinde en la Argentina, nunca lo resignan. Así que clientes hay. En mejores momentos de la economía lo que veías es que venía más gente por mesa y era distinto lo que te pedían. Consumían cortes, entraña, bife de chorizo, ojo de bife. Hoy se fijan más en la porción, en la cantidad y en las porciones para compartir que permiten un ahorro. Te piden además mucha achura y mucho asado, que son los cortes más económicos, y descuentos por pagar en efectivo”, dijo a Infobae.

A la hora de hacer presupuestos, Castagnino sentencia: “Cuatro personas, en una parrilla, con bebida y todo pueden comer por desde los $40.000, de acuerdo a qué pidan”.

Impuestos a la carne

Según la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), del precio del kilo de carne, la cría representa el 26%, el feedlot el 31%, el frigorífico el 4%, la carnicería el 15%, y los impuestos el 24%. Así, los impuestos constituyen el 24% del precio final, los costos de la cadena el 60%, y las ganancias el 16%. Esto implica que por cada kilo de carne, se “pagan” 250 gramos en impuestos. FADA también indica que uno de cada cuatro pesos gastados en alimentos corresponde a impuestos.

infobae.com

Comentarios de Facebook