En el Museo del Bicentenario, empleados de la Casa Rosada trabajan bastante más que lo previsto. Acomodan con esmero las casi 500 sillas dispuestas para la asunción, alrededor de las cinco de la tarde, de Sergio Massa, el nuevo ministro de Economía del gobierno de Alberto Fernández.

Políticos, empresarios y sindicalistas están invitados a la cita, rodeada de una expectativa superior a la de las últimas asunciones de funcionarios en un gabinete cada vez más acostumbrado a los cambios de nombres. “Pedimos el museo para estar más cómodos”, comentan en el entorno del tigrense, cuyos enviados acordaron ayer la puesta en escena con encargados de la comunicación de Presidencia.

La farándula, cercana a la familia, también dirá presente, o al menos esa fue la comidilla en las horas previas. Voceros del hasta ayer presidente de la Cámara de Diputados recibieron decenas de llamados a sus celulares preguntando por la presencia o no de Moria Casán, la diva televisiva incorporada recientemente a la familia por ser la pareja de Fernando “Pato” Galmarini, exfuncionario de Carlos Menem y padre de Malena Galmarini, esposa de Massa y titular de Aysa. Jugando al misterio, ni Casán ni sus colaboradores anticiparon aún la jugada.

Los ministros del gabinete fueron invitados uno por uno a la asunción. “Claro que voy, ¿Cómo me la voy a perder?”, expresó uno de ellos con una mezcla de expectativa e ironía. “A pesar de todas las dificultades a nivel global tenemos plena confianza en la gestión del Gobierno y de todos los ministros. [Sergio] Massa es un hombre muy importante para la coalición y lo vemos muy bien”, dijo el jefe de gabinete, Juan Manzur, a primera hora de la mañana y al ingresar a la Casa Rosada.

Precavidos, los ministros saben que faltar a la cita sería desairar al ministro, que llega con el aval de su acuerdo político con el Presidente y al vicepresidenta Cristina Kirchner, por lo que no se esperan ausencias más que las obligadas por enfermedad o viaje, para evitar lecturas políticas. De todos modos, y según la escuálida agenda oficial distribuida para hoy, el cristinista ministro de Cultura, Tristán Bauer, tiene un acto a las 18 en el Centro Cultural Kirchner, y su par de Mujer, Elizabeth Gómez Alcorta, prevé estar a la misma hora en un curso virtual organizado por la APDH.

También los gobernadores, al menos los peronistas, estarán presentes. Fueron ellos quienes, a mitad de la semana pasada, le reclamaron al Presidente cambios profundos en su gestión para no ser arrastrados por la crisis del dólar y la inflación sin freno. Los mandatarios provinciales, sobre todo los del norte que encabeza el chaqueño Jorge Capitanich, dirán presente, aunque en pocas horas retomarán la puja por la distribución de fondos y la resistencia a eventuales planes de ajuste para las provincias, promovidos en la efímera gestión de Silvina Batakis.

No se prevé, eso sí, presencia opositora, ni siquiera de los que sostienen vínculos añejos con Massa, como el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, o el presidente de la UCR, el jujeño Gerardo Morales.

Estén o no presentes, todos seguirán atentos los anuncios económicos de Massa, previstos para las 19.30 en el quinto piso del ministerio que el expresidente de la Cámara de Diputados ocupará en pocas horas.

LA NACION

Comentarios de Facebook