Este año el máximo asesino de la historia criminal de la Argentina cumplió 70 años y lleva 50 detenido.

Entre 1971 y 1972, Carlos Robledo Puch -bautizado como “El ángel negro”- mató a 11 personas y se alzó con un botín de más de 7 millones de pesos. El asesino serial más cruel de la Argentina nunca más recuperó la libertad. Este viernes 4 de febrero cumple 50 años en prisión.

Él no es un enfermo mental. Quizás tenga alguna cosita, pero no puedo creer que haya matado a nadie”, dijo su madre, Josefa Aída Habendak, la mujer que siempre creyó en su inocencia.

En una breve conferencia de prensa que data el 11 de julio de 1973, rescatada del archivo de TN, la madre de “El ángel negro” lo defendió: “Quiero que tenga la oportunidad de ser alguien de bien en la vida. Siempre le gustaron los animales. Nunca trató mal a nadie. Es lo que me dijo él”.

Además, criticó la intromisión de los medios de comunicación en el caso. “La prensa hizo mucho daño”, concluyó.

De origen alemán, la mujer era ama de casa y compartía mucho más tiempo con su hijo que su marido, quien trabajaba en Chevrolet y pasaba muchas horas fuera de casa.

La mujer fue demorada como sospechosa de encubrimiento, pero la causa no prosperó.

Quién es Robledo Puch, el asesino serial más cruel de la Argentina

Carlos Robledo Puch nació en 1952 y cuando comenzó a surgir su perfil criminal vivía con sus padres en un departamento de la localidad bonaerense de Olivos. A los 15 años robó una radio para comprase una bicicleta y a los 16, una moto de un taller mecánico.

Con 20 años “El ángel negro” o “El ángel de la muerte”, como lo apodaba la prensa, asesinó a 11 personas en un período entre marzo de 1971 y febrero de 1972.

Si bien está detenido desde 1972, el 27 de noviembre de 1980 fue condenado a cadena perpetua, culpable de haber cometido 17 robos, 1 violación, 2 secuestros y 11 homicidios.

tn.com.ar

Baradero.

Comentarios de Facebook