En la zona central del país se está desarrollando una plaga sin precedentes que vulgarmente se conoce como “7 de Oro”.
El Astylus atromaculatus es un pequeño cascarudo amarillo y negro parecido a las vaquitas de San Antonio. Es generalmente encontrado en cultivos como maíz, girasol y soja, principalmente.
Las características climáticas de falta de lluvias registradas durante los últimos meses, que afectaron los cultivos de la región central, y que provocaron que el insecto busque otros nichos, como pudo ser alfalfas. Siendo las alfalfas un importante recurso forrajero en esta época del año en la región, esto fue lo que habría provocado el desencadenamiento de estos episodios de mortandad de animales por ingesta accidental del escarabajo, hecho del que no se tenía demasiado registro.

Comentarios de Facebook