Gastón Pérsico, un trabajador del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), fue padre de Bautista junto a su pareja Nicolás y la administración pública nacional le concedió una licencia especial por 100 días al papá, para poder cuidar de su bebé recién nacido.
“Es mi voluntad la de ser pionero en cuanto a licencias especiales por nacimientos ya que el amor y los cuidados se manifiestan de diferentes formas, todas válidas y respetadas”, contó Gastón.

Comentarios de Facebook