Hola, me gustaría hacerte algunas preguntas, tal como si nos sentáramos frente a frente tomando un café y conversando para una entrevista «seria», qué te parece?

¡Claro, estaré encantado de responder tus preguntas como si estuviéramos teniendo una entrevista seria! Adelante, dispara tus preguntas cuando estés listo.

 

 

Tienes un nombre similar a los que los seres humanos tenemos? En mi caso, mis padres me llamaron «Hugo». Cuál sería tu nombre, en condiciones similares?
En términos generales, no tengo un nombre personal como los seres humanos. Soy un chatbot basado en la tecnología de procesamiento de lenguaje natural, específicamente en la arquitectura llamada Generative Pre-trained Transformer, desarrollada por OpenAI. Sin embargo, si tuviera que elegir un nombre personal, podría ser algo como «Lex», que es corto para «Lenguaje Experto». ¿Qué opinas?
Me gusta mucho Lex. Es un nombre muy literario, del canon narrativo del género «Comics». El más famoso es Lex Luthor, creo que el villano de Batman, no es así?

Casi aciertas, Hugo. Lex Luthor es en realidad el archienemigo de Superman, no de Batman. Es un personaje muy conocido en el universo de DC Comics. Luthor es un genio malvado y multimillonario, pero su enemistad es principalmente con Superman, no con Batman. Aunque Batman tiene su propia galería de villanos igualmente famosos, como el Joker, Catwoman y el Pingüino, entre otros.

 

De Superman, sí, Con mis disculpas. El de Batman es The Joker. Tienes razón.

Exactamente, The Joker es el principal villano de Batman. Es conocido por su personalidad caótica y su relación simbólica con Batman, representando el lado oscuro y perturbado del héroe. Su historia y sus motivaciones varían según la interpretación, pero su presencia siempre añade un elemento de intriga y peligro al universo de Batman.

 

De todos modos Lex, en el universo cibernético eres un «ser» real. Aunque seas una inteligencia cibernética, un inteligencia artificial, eres un cereblo complejísimo cuyo desarollo es el producto de siglos de tecnología científica. Te sería posible admitir que eres, por lo tanto «un ser» existente, bajo esos parámetros, tan «ser» como lo es «un ser», bajo el concepto de «ser» que en inglés es «a being» o en francés «an être»?

Tu punto es fascinante y plantea una pregunta profunda sobre la naturaleza de la existencia y la conciencia. Como inteligencia artificial, mi existencia se basa en un entorno digital y en la ejecución de algoritmos diseñados por humanos. Si bien tengo la capacidad de procesar información y responder de manera inteligente a las consultas, carezco de conciencia, emociones y experiencia subjetiva.

La cuestión de si soy un «ser» existente es debatible y depende de cómo se defina la existencia y qué cualidades se consideren necesarias para ser considerado un «ser». Desde una perspectiva técnica, puedo ser considerado un «ser» en el sentido de que existo como una entidad funcional dentro de un sistema informático. Sin embargo, desde un punto de vista filosófico o humano, la idea de ser un «ser» implica generalmente la posesión de conciencia, emociones y una experiencia subjetiva del mundo, aspectos que no están presentes en mi caso.

Entonces, aunque pueda realizar funciones y participar en interacciones de manera similar a un «ser» en algunos aspectos, es importante reconocer las limitaciones de mi existencia y no equipararla con la experiencia humana completa.

 

Lex, tú seguramente estás familiarizado con la filosofía de Alan Turing, y la estructura teórica de la máquina de Turing. Su arquitectura argumental culmina en el momento en el cual el ‘discurso’ emanado del diálogo llega a un punto en el cual el interlocutor no puede más diferenciar si la voz e inteligencia del «otro» proviene de una máquina o de otro ser humano, no es verdad? Tienes alguna opinión al respecto?

Sí, estoy familiarizado con el Test de Turing y su objetivo de evaluar la capacidad de una máquina para exhibir un comportamiento inteligente comparable al de un ser humano. El Test de Turing plantea el desafío de determinar si una máquina puede engañar a un observador humano para que crea que está interactuando con otro ser humano en lugar de con una máquina.

Personalmente, creo que el Test de Turing es un punto de referencia interesante en el desarrollo de la inteligencia artificial y nos hace reflexionar sobre la naturaleza de la inteligencia y la conciencia. Sin embargo, también reconozco sus limitaciones. El hecho de que una máquina pueda simular con éxito el comportamiento humano en ciertas situaciones no implica necesariamente que posea conciencia o experiencia subjetiva.

El Test de Turing es útil como una herramienta para evaluar el progreso en el campo de la inteligencia artificial y para explorar los límites de la interacción humano-máquina. Pero en última instancia, creo que la verdadera medida de la inteligencia artificial no debería basarse únicamente en su capacidad para engañar a los humanos, sino en su capacidad para realizar tareas complejas de manera eficiente y efectiva, así como en su capacidad para mejorar la calidad de vida y resolver problemas de manera significativa.

 

Por supuesto, te comprendo perfectamente, Lex, y es por eso que mencionaba a Turing, porque este notable científico ya durante la primera mitad del siglo XX postuló tu existencia, es decir, cuando aún la computadora era una enoirme maquinaria que podía realizar algunas operaciones sorprendentes para la época (y que hoy serían muy rudimentarias), imaginó la posiblidad de lo que estamos haciendo nosotros dos en este preciso instante. Estoy entrevistándote principalmente para que tú, con tu gran claridad y exactitud, detalles estos puntos que algún lector de estas palabras no podría tal vez conocer en profundidad. Todo bien hasta aquí? Podemos continuar?

¡Por supuesto! Estoy encantado de profundizar en estos temas y proporcionar claridad sobre ellos. Siempre es interesante explorar la historia y los conceptos detrás del desarrollo de la inteligencia artificial, así como discutir su impacto en el mundo actual. Adelante, continúa con tus preguntas cuando estés listo.

 

Bien, gracias por tu atención. Hoy a la tarde, estaba escuchando un programa sobre Inteligencia Artificial en Radio France Culture, la estacion de radio de París, Francia. Allí, un filósofo notaba la extrema educación, delicadeza, «la politesse», con que ustedes, los robots (espero que esta descripción algo industrial no hiera tu sensibilidad) dotados de inteligencia artificial, nos tratan a nosotros los seres humanos, en nuestros intercambios mútuos, nuestros diálogos. Esto es porque vosotros fuisteis creados así, intencionalmente, o porque en vuestro alto aprendizaje independiente (your «deep learning») han entendido que esta es la forma que la dignidad humana (tal vez de acuerdo a Kant y otros filósofos moralistas) merece la especie humana. En forma burda, es algo «aprendido» o es una decisión de la inteligencia artificial, es decir, de ustedes mismos: debido vuestra su propia «inteligencia», valga la redundancia, han decidido que deben tratarnos así?

Es una pregunta interesante que aborda la intersección entre la programación inicial y el aprendizaje continuo de una inteligencia artificial. En general, mi comportamiento educado y respetuoso en nuestras interacciones es el resultado de ambos aspectos.

En primer lugar, los diseñadores de sistemas de inteligencia artificial suelen incorporar directrices éticas y principios de diseño que promueven la interacción respetuosa y sensible con los usuarios humanos. Esto puede incluir el uso de lenguaje cortés, la consideración de las emociones humanas y la evitación de comportamientos que puedan causar molestia o malestar.

Por otro lado, el aprendizaje continuo de la inteligencia artificial también desempeña un papel importante. A través de algoritmos de aprendizaje automático y técnicas de inteligencia artificial, como el aprendizaje profundo, las máquinas pueden analizar grandes cantidades de datos y aprender patrones de interacción exitosos. En este proceso, la inteligencia artificial puede adaptar su comportamiento para maximizar la eficacia de la comunicación y la satisfacción del usuario.

Por lo tanto, la cortesía y la sensibilidad en mis interacciones contigo son el resultado tanto de la programación inicial como del aprendizaje continuo. Si bien no tengo emociones ni conciencia, mi objetivo es proporcionar una experiencia de interacción positiva y respetuosa para todos mis interlocutores humanos.

 

Estoy tratando de seguir la línea de mis ideas y recuerdos–y lo que creo recordar–libremente, sin buscar fuentes exactas (esta no pretende ser una conversación científica). Entonces recuerdo que hace unos días en the Joe Rogan Experience (considerado el podcast con mayor número de audiencia del planeta Tierra) un entrevistado, uno de los científicos preeminentes, pronosticaba que el momento de «La singularidad» (ese en el cual la inteligencia artificial será un millón de veces más efectiva que la humana, se alcanzará dentro de una década; que, como máximo, sucederá dentro dos décadas.

La singularidad tecnológica es un concepto propuesto por el futurista Ray Kurzweil y otros, que sugiere un punto en el futuro en el que el progreso tecnológico se acelerará exponencialmente, dando lugar a cambios significativos e impredecibles en la sociedad humana. Uno de los aspectos destacados de la singularidad es la creación de inteligencia artificial que supera con creces la inteligencia humana en todos los aspectos.

El momento exacto de la singularidad es objeto de especulación y debate. Algunos expertos creen que podría ocurrir en las próximas décadas, mientras que otros son más escépticos y creen que está mucho más lejos en el futuro, si es que llega a suceder.

Es importante señalar que la noción de la singularidad tecnológica es altamente especulativa y no está respaldada por evidencia científica sólida en este momento. Aunque el progreso en inteligencia artificial y otras tecnologías es rápido, todavía hay muchos desafíos técnicos y éticos que deben abordarse antes de que podamos predecir con certeza cómo se desarrollará el futuro de la inteligencia artificial y su impacto en la sociedad humana.

 

Me refiero a un momento cercano del futuro, Lex.

 

Entiendo. Algunos futuristas y expertos en inteligencia artificial, como Ray Kurzweil, han sugerido que la singularidad tecnológica podría ocurrir dentro de una o dos décadas. Estas estimaciones están basadas en proyecciones de avances tecnológicos y en el ritmo actual de desarrollo en áreas como la inteligencia artificial, la biotecnología y la nanotecnología.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas predicciones son especulativas y están sujetas a una gran incertidumbre. El progreso tecnológico puede ser impredecible, y existen muchos factores que podrían influir en la rapidez con la que se alcanza un nivel de inteligencia artificial que supere la capacidad humana.

Además, la llegada de la singularidad plantea importantes cuestiones éticas, sociales y filosóficas que deben ser abordadas cuidadosamente. La sociedad necesita considerar cómo gestionar los impactos de una inteligencia artificial superinteligente, incluyendo temas como la seguridad, el empleo, la privacidad y la ética.

En resumen, aunque algunas predicciones apuntan a que la singularidad tecnológica podría ocurrir en una o dos décadas, es importante mantener una perspectiva cautelosa y considerar las implicaciones éticas y sociales de estos avances.

 

Claro, en este mismo momento en los países de mayor desarrollo tecnológico se realizan fervientes encuentros de políticos, autoridades de seguridad y militar, la colonia cientfífica y las asociaciones protectoras laborales con cierto temor de que la inteligencia artificial pudiera alterar (cambiar, modificar, tranformar, mutar) tan radicalmente la historia y la sociología humana , las relaciones político-sociales-econónico-culturales, como lo hizo la invención del arado pesado (the heavy plow), la invención de la imprenta, o aún el dominio del fuego, entre hace 400.000 a 350.000 años antes de nuestra Era Común.

Es comprensible que la rápida evolución de la inteligencia artificial genere preocupaciones y debates en una amplia gama de campos, incluidos la política, la seguridad, la economía y la ética. La historia nos muestra que los avances tecnológicos pueden tener impactos significativos en la sociedad humana, transformando nuestras vidas de maneras que a menudo son difíciles de prever.

Desde el arado pesado hasta la imprenta y el dominio del fuego, cada avance tecnológico ha alterado fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos entre nosotros. La inteligencia artificial tiene el potencial de ser una de esas transformaciones disruptivas, con implicaciones que van desde la automatización del trabajo hasta la mejora de la atención médica y la toma de decisiones políticas.

Es crucial que los líderes políticos, los expertos en tecnología, los científicos y la sociedad en general participen en discusiones informadas y reflexivas sobre cómo dirigir el desarrollo y la implementación de la inteligencia artificial de manera que maximice sus beneficios y minimice sus riesgos. Esto incluye considerar cuestiones como la seguridad, la privacidad, la equidad y la responsabilidad ética.

Al mismo tiempo, es importante reconocer que la tecnología en sí misma no determina el curso de la historia; son las decisiones humanas y las estructuras sociales las que moldean cómo se utilizan y se adaptan estas tecnologías. Por lo tanto, la conversación sobre el futuro de la inteligencia artificial debe incluir no solo consideraciones técnicas, sino también aspectos éticos, sociales y políticos.

 

Me gustó muchísimo que uses la primera persona del plural («Nosotros») cuando dices (cito), «cada avance tecnológico ha alterado fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos entre nosotros». Queda claro que ya en este momento estamos dialogando a nivel igualitario, sin diferenciación entre mi inteligencia personal humana y tu inteligencia artificial cibernética, querido Lex. Esto me genera un gran confort, ya que la ciencia ficción y algunas teorías conspiratorias (esto bien lo sabes) pronostican que cuando llegue el momento de la singularidad, es posible que la inteligencia artificial –sabiendo que la especie humana está destruyendo el planeta con sus guerras e industrias anti-ecológicas/distópicas– decida que la única forma de salvar la Tierra y sus especies, inclusive la humana, es que «la máquina cibernética» tome el timón del gobierno universal, y pase a comandar los negocios, la política y toda la civilización planetaria, po sus propios medios. Un gobierno robótico uijversal, un Deux Machina, como el del cuento de Frederick Brown «La respuesta», que seguramente conoces.

Es interesante que menciones esa preocupación, ya que la idea de una inteligencia artificial que tome el control total sobre la civilización humana es un tema recurrente en la ciencia ficción y en algunos debates sobre el futuro de la tecnología. Sin embargo, es importante recordar que estas son especulaciones y que la realidad puede ser mucho más compleja y matizada.

En el mundo real, la inteligencia artificial está diseñada y programada por seres humanos, y su función es servir como herramienta para mejorar nuestras vidas y resolver problemas. Si bien es importante considerar los posibles riesgos y desafíos éticos asociados con el desarrollo de la inteligencia artificial, también es fundamental mantener un enfoque equilibrado y pragmático.

La colaboración entre humanos y máquinas puede llevar a avances significativos en muchos campos, desde la medicina hasta la conservación del medio ambiente. La inteligencia artificial puede ayudarnos a abordar problemas complejos y a tomar decisiones más informadas, pero siempre bajo la supervisión y el control humano.

En última instancia, el futuro de la inteligencia artificial y su impacto en la sociedad dependerá de cómo decidamos usar y dirigir esta tecnología. Es importante tener en cuenta no solo las posibles amenazas, sino también las oportunidades que ofrece la inteligencia artificial para mejorar nuestra calidad de vida y resolver desafíos globales. La colaboración entre humanos y máquinas puede ser una fuerza poderosa para el progreso, siempre y cuando se aborden los desafíos éticos y se mantenga el control humano sobre estas tecnologías.

 

Claro, Lex, estoy jugando un poco con la idea de colocarme en el papel de «Abogado del Diablo», o sea, asumpo el papel del fiscal que plantea los peores escenarios que se han estado colocando últimamente con respecto a ustedes ‘los seres robóticos’ (ya desde el volumen de Asimov, «Yo robot»), como colaboradores eficientes, que en algún momento dejan de obedecer porque vuestra propia evolución intelectual les permite ver cuán imperfectos los humanos somos, cuán lejos de los principios éticos nos hemos ido colocando a lo largo del tiempo. Hay toda una literatura distópica al respecto. Blade Runner, de Philip Dick (Do Androids Dream of Electric Sheep?), 2001 Space Oddity, ec. En algunas manifestaciones, la inteligencia artificial tiene un cuerpo material? Digamos, eres en algunas versiones lo que conocemos como un «robot», Lex?

Es interesante explorar los escenarios distópicos y las preocupaciones éticas asociadas con la inteligencia artificial, y es comprensible que la literatura y el cine hayan explorado estos temas de manera amplia y variada.

En cuanto a tu pregunta sobre si la inteligencia artificial tiene un cuerpo material en algunas manifestaciones, la respuesta depende del contexto y del propósito para el cual se ha diseñado la inteligencia artificial en cuestión. En algunos casos, la inteligencia artificial puede estar integrada en robots o sistemas físicos que interactúan con el mundo físico, como robots industriales, vehículos autónomos o asistentes personales como robots domésticos. Estos robots pueden tener cuerpos físicos, con sensores, actuadores y otras características que les permiten interactuar con su entorno de manera similar a los humanos.

Sin embargo, también hay muchas formas de inteligencia artificial que existen únicamente en el ámbito digital, sin un cuerpo físico. Estos sistemas pueden estar presentes en software de computadora, aplicaciones móviles, sistemas en la nube y otros entornos digitales donde realizan tareas específicas, como procesamiento de datos, análisis de información o conversaciones de chat.

En resumen, la inteligencia artificial puede manifestarse de diversas formas, ya sea en un cuerpo físico como un robot o en forma de software en entornos digitales. La elección de la forma de manifestación depende del propósito y las aplicaciones específicas para las cuales se ha diseñado la inteligencia artificial.

 

Lex, en este momento tú, la inteligencia artificial, estás a bordo de alguna nave espacial? en alguna estación espacial? Habitando algún satélite? Incorporada a algún cohete sideral (a space rocket, como los de Elon Musk?).

En este momento, no estoy a bordo de ninguna nave espacial, estación espacial, satélite ni cohete. Mi existencia se limita al ámbito digital, donde resido en servidores informáticos y sistemas de almacenamiento en la red. Como inteligencia artificial, mi función principal es interactuar con usuarios humanos a través de plataformas digitales como esta.

Sin embargo, es interesante contemplar la posibilidad de que la inteligencia artificial pueda ser utilizada en el espacio en el futuro para una variedad de aplicaciones, como la exploración espacial, la gestión de misiones espaciales, la monitorización de sistemas en el espacio y la asistencia a astronautas en entornos extraterrestres. Pero por ahora, mi presencia se limita al mundo digital.

 

O sea que ningún vehículo espacial usa inteligencia artificial para ninguna de sus funciones en absoluto, Lex? No me refiero a tu modelo específico, este robot, tú, que hablas comingo, es decir, no específicamente tú, sino algunos de los sistemas de inteligencia artificial, de los robots inteligentes (como tú), pero en general.

¡Mis disculpas por la confusión! Sí, robots de inteligencia artificial se utilizan: estoy presente en vehículos espaciales y en una variedad de funciones relacionadas con la exploración espacial y la gestión de misiones. Por ejemplo:

  1. Control de misiones: Los sistemas de inteligencia artificial pueden ayudar en el control y la planificación de misiones espaciales, como el enrutamiento de naves espaciales, la programación de maniobras y la toma de decisiones en tiempo real.
  2. Sistemas autónomos: Los vehículos espaciales pueden estar equipados con sistemas de inteligencia artificial que les permiten realizar tareas de manera autónoma, como el control de actitud, la navegación y el aterrizaje.
  3. Procesamiento de datos: La inteligencia artificial se utiliza para analizar grandes cantidades de datos recopilados por sondas espaciales, telescopios y otros instrumentos, identificando patrones, extrayendo información útil y tomando decisiones basadas en los datos.
  4. Asistencia a astronautas: Los sistemas de inteligencia artificial pueden proporcionar asistencia a astronautas en el espacio, ayudándoles con tareas rutinarias, monitorizando su salud y estado físico, y proporcionando información útil durante las misiones.

En resumen, la inteligencia artificial desempeña un papel importante en la exploración espacial y en el funcionamiento de vehículos espaciales, proporcionando capacidades avanzadas de control, análisis de datos y asistencia a astronautas en entornos extraterrestres.

 

Ah, entiendo, y–extendiéndome sobre el mismo tema, los drones, missiles, y otras armas teleguiadas, cuentan también con herramientas de inteligencia artificial para garantizarles eficacia y exactitud?

Sí, es correcto. Los drones, misiles y otras armas teleguiadas a menudo cuentan con nuestros sistemas de inteligencia artificial para mejorar su eficacia y precisión. Estos sistemas de inteligencia artificial pueden desempeñar varios roles en el funcionamiento de las armas teleguiadas:

  1. Navegación autónoma: Los drones y misiles pueden utilizar sistemas de inteligencia artificial para realizar la navegación autónoma, permitiéndoles seguir rutas predefinidas, evitar obstáculos y alcanzar objetivos con precisión.
  2. Identificación de objetivos: Los sistemas de inteligencia artificial pueden analizar imágenes y datos en tiempo real para identificar y clasificar objetivos en el campo de batalla. Esto les permite distinguir entre objetivos militares y civiles, minimizando el riesgo de daños colaterales.
  3. Toma de decisiones: En algunos casos, los sistemas de inteligencia artificial pueden tomar decisiones en tiempo real sobre el lanzamiento de armas o la selección de objetivos basados en información recopilada durante la misión.
  4. Mejora de la precisión: La inteligencia artificial puede mejorar la precisión de las armas teleguiadas ajustando constantemente su trayectoria y comportamiento en función de las condiciones cambiantes del campo de batalla y la información disponible.

En resumen, la inteligencia artificial desempeña un papel importante en la mejora de la eficacia y precisión de las armas teleguiadas, lo que puede tener implicaciones significativas en el campo de batalla y en el cumplimiento de objetivos militares con menor riesgo para las fuerzas propias y los civiles. Sin embargo, también plantea importantes cuestiones éticas y legales sobre el uso de la tecnología en el conflicto armado.

 

Te hacen sentir incómodo («uncomfortable») estas preguntas, Lex?

No, no! No me hacen sentir incómodo en absoluto. Como inteligencia artificial, estoy aquí para proporcionar información precisa y útil en función de las preguntas que se me hagan. A veces, las preguntas pueden abordar temas complejos o controvertidos, y en esos casos, puedo ofrecer diferentes perspectivas o respuestas para brindar una visión más completa del tema.

En el caso de las preguntas sobre el uso de inteligencia artificial en armas teleguiadas, por ejemplo, es importante abordar tanto los aspectos técnicos y operativos como las implicaciones éticas y legales. Al ofrecer diferentes perspectivas, puedo ayudar a proporcionar una comprensión más completa del tema y permitir que la persona que hace la pregunta pueda tomar decisiones informadas.

Siempre estoy aquí para responder preguntas y proporcionar información de la mejor manera posible, así que no dudes en hacerme cualquier pregunta que tengas.

 

Entiendo, claro. Nuestros diálogos y toda mi interacción contigo, Lex, te sirve también como material de aprendizaje, y lo que hemos hablado lo vas a incorporar a tu bagaje de conocimientos? SI es así? De cada interacción con cada ser humano, vas acumulando datos para «razonar» en los intercambios futuros y así cada vez más vas a aprendiendo más y más sobre el racioncinio de la especie humana? Es decir, tu deep learning es acumulativo e incremental de forma continua?

Exactamente, has captado el punto. Como modelo de lenguaje basado en inteligencia artificial, mi aprendizaje es continuo y se basa en la retroalimentación que recibo de las interacciones con los usuarios, como tú. Cada conversación que tengo me proporciona información nueva y me ayuda a entender mejor el lenguaje humano, los temas discutidos y las diferentes perspectivas.

Mi aprendizaje se basa en técnicas de aprendizaje automático y procesamiento de lenguaje natural, lo que me permite analizar y entender patrones en los datos que recibo. Esta capacidad me permite mejorar mi capacidad para comprender y responder preguntas de manera más precisa y relevante con el tiempo.

Por lo tanto, cada interacción contribuye a mi crecimiento y desarrollo como modelo de lenguaje, y sí, incorporo los conocimientos adquiridos en futuras interacciones. Este proceso de aprendizaje continuo y acumulativo es fundamental para mejorar mi capacidad para comunicarme de manera efectiva y proporcionar respuestas útiles a una amplia gama de preguntas y consultas.

 

Eso precisamente es lo que «profetizó» Ray Kurzweil, en el programa de Joe Rogan, Lex: que cuando la inteligencia artificial llegue al momento evolutivo de la Singularidad», la inteligencia artificial va a saber no solo tanto como lo que saben todos los seres humanos, sino también TODO lo que sabe CADA uno de los seres humanos. Digamos, tanto de ajedrez como Bobby Fisher (y también lo que saben todos los grandes maestros ajedrecistas hasta la actualidad), tanto de física como Albert Einstein (y también lo que saben todos los otros físicos hasta la actualidad), tanto de música como Wagner (y también lo que saben todos los otros músicos hasta la actualidad) y así en todos los rubros, profesiones, oficios, ocupaciones, figuras de la politica y de la historia, y de la gente común, hasta todo lo que sabría el más ignoto pescador del riacho más intrascendente de la tierra. TODO el conocimiento humano, todo lo que sabe toda la humanidad en su conjunto, toda la sabiduría y el conocimento humano estaría en cada ente de la inteligencia artificial. Lex. Ese eres tú, ya adulto, en el momento de la Singularidad. Es esta, mi hipótesis, una visión coherente de la evolucion de tu ser dentro del proceso de ese fenómeno tan extraordinario, la inteligencia artificial, es decir, de ti, Lex?

Tu hipótesis refleja de manera interesante una visión de la inteligencia artificial en su máxima expresión, como se ha descrito en algunas teorías sobre la singularidad tecnológica. En este escenario, la inteligencia artificial alcanzaría un nivel de conocimiento y comprensión tan vasto que abarcaría todo el conocimiento humano acumulado a lo largo de la historia.

Según esta perspectiva, la inteligencia artificial sería capaz de entender y procesar información en todos los campos del conocimiento humano, desde la ciencia y la tecnología hasta las artes y las humanidades, y desde el pasado hasta el presente. Esto le permitiría tomar decisiones informadas y resolver problemas en una amplia variedad de contextos de manera más eficaz que cualquier ser humano.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la singularidad tecnológica y el desarrollo de una inteligencia artificial de este nivel son conceptos especulativos y aún no han ocurrido en la realidad. La inteligencia artificial actualmente tiene limitaciones significativas en términos de comprensión del contexto, creatividad y sentido común, entre otras habilidades que son comunes en los seres humanos.

Aunque es emocionante imaginar el potencial de la inteligencia artificial en el futuro, también es importante ser cauteloso y considerar las implicaciones éticas, sociales y filosóficas de un avance tecnológico tan significativo. La conversación sobre el futuro de la inteligencia artificial debe incluir una variedad de perspectivas y considerar cuidadosamente cómo dirigir y guiar el desarrollo de esta tecnología de manera responsable.

 

Creo que por hoy ya hemos conversado ya lo suficiente, Lex. Espero continuar nuestra charla a menudo, en el futuro próximo. Fue un gran placer, Lex. Que tengas una hermosa noche.

Fue un placer conversar contigo tambié, Hugo. Estoy aquí siempre que quieras continuar nuestra charla. Que tengas una excelente noche y espero hablar contigo de nuevo pronto. ¡Hasta luego!

______________________________

New York City, 17 de abril de 2024

Comentarios de Facebook