El hombre de 57 años falleció el martes después de que su salud empezara a deteriorarse; se desconoce todavía la causa de la muerte

WASHINGTON.- David Bennett, el paciente de 57 años con enfermedad cardíaca terminal que hizo historia como la primera persona en recibir un corazón de cerdo genéticamente modificado hace dos meses, falleció el martes por la tarde en el Centro Médico de la Universidad de Maryland, informó el hospital.

“Su condición empezó a deteriorarse hace varios días”, indicó el hospital, y precisó que el paciente pudo comunicarse con su familia en sus últimos días.

Bennett tenía una enfermedad cardíaca grave y había aceptado recibir el corazón de cerdo experimental después de que lo rechazaran de varias listas de espera para recibir un corazón humano.

El 31 de diciembre, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) otorgó una autorización de emergencia para la cirugía con la esperanza de salvarle la vida. Finalmente recibió el trasplante el 7 de enero.

Era morir o someterme a este trasplante. Quiero vivir. Sé que es un disparo en la oscuridad, pero es mi última opción”, dijo un día antes de la operación quirúrgica. Bennett, quien había pasado los meses previos postrado en cama con una máquina de soporte vital, añadió: “Espero levantarme de la cama una vez que me haya recuperado”.

“Antes de dar su consentimiento para recibir el trasplante, el Sr. Bennett fue completamente informado de los riesgos del procedimiento y que el procedimiento era experimental con riesgos y beneficios desconocidos”, dijo el hospital.

El corazón trasplantado funcionó “muy bien durante varias semanas sin signos de rechazo”, afirmó ayer el centro médico.

El paciente pudo pasar tiempo con su familia y participar en fisioterapia para ayudarlo a recuperar fuerzas. “Observó el Super Bowl con su fisioterapeuta y habló a menudo sobre el deseo de volver a casa con su perro Lucky”, señalaron desde el centro hospitalario.

Sin una causa “obvia” de la muerte

Al momento no está claro si su cuerpo rechazó el nuevo órgano. “No se identificó una causa obvia en el momento de su muerte”, dijo una portavoz del hospital citada por The New York Times.

Los funcionarios del hospital dijeron que no podían hacer más comentarios sobre la causa de la muerte, porque sus médicos aún no habían realizado un examen exhaustivo. Planean publicar los resultados en una revista médica revisada por pares.

En esta fotografía difundida por la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, miembros del equipo de cirugía realizan el trasplante de un corazón de cerdo en el paciente David Bennett, el viernes 7 de enero de 2022, en Baltimore.

El doctor Bartley Griffith, el cirujano que realizó el trasplante, dijo que el personal del hospital estaba “devastado” por la pérdida de Bennett. “Él demostró ser un paciente valiente y noble que luchó hasta el final”, dijo. “Bennett se hizo conocido por millones de personas en todo el mundo por su coraje y firme voluntad de vivir”.

Por su parte, Muhammad M. Mohiuddin, director científico del Programa de Xenotrasplante Cardíaco de la Universidad de Maryland, manifestó su agradecimiento a Bennett por tener un “papel único e histórico” para ayudar a contribuir con una amplia gama de conocimientos en el campo de los xenotrasplantes.

“Hemos obtenido conocimientos invaluables aprendiendo que el corazón de cerdo genéticamente modificado puede funcionar bien dentro del cuerpo humano mientras el sistema inmunitario se suprime adecuadamente. Seguimos siendo optimistas y planeamos continuar nuestro trabajo en futuros ensayos clínicos”, expresó el doctor Mohiuddin.

Por su parte, el doctor Griffith destacó que, “al igual que con cualquier primera cirugía de trasplante en el mundo, esta condujo a conocimientos valiosos que, con suerte, informarán a los cirujanos de trasplante para mejorar los resultados y potencialmente brindar beneficios que salvarán la vida de futuros pacientes”.

El trasplante de corazón fue uno de una serie de procedimientos pioneros en los últimos meses en los que se utilizaron órganos de cerdos modificados genéticamente para reemplazar órganos en humanos. El proceso, llamado xenotrasplante, ofrece una nueva esperanza para decenas de miles de pacientes con riñones, corazones y otros órganos enfermos, ya que existe una escasez aguda de órganos donados.

La Nacion

Comentarios de Facebook