La medida de fuerza no afectará a los servicios de la Capital Federal y el conurbano bonaerense. Exigen mejoras salariales como los del los trabajadores del área metropolitana

La Unión Tranviarios Automotor (UTA) confirmó en la tarde de este lunes un paro por 72 horas, que comenzará esta medianoche en el interior del país. La medida, que no afectará a los servicios de la Capital Federal y el conurbano bonaerense, se salteará la jornada del miércoles para no perjudicar la realización del Censo. Se resolvió luego de que fracasaron las negociaciones con los empresarios del transporte, en la audiencia que mantuvieron con el gremio en la Secretaría de Transporte de la Nación.

Sin lograr un acuerdo, y con la extensión de la conciliación obligatoria que finalizaba este lunes 16 de mayo, la UTA nacional difundió un comunicado en el que pone en conocimiento “de los trabajadores, las autoridades, los usuarios y de la opinión pública en general”, que cumplirán con la medida de fuerza anunciada la semana pasada desde el primer minuto de este martes 17 de mayo.

“Queremos dejar expresado que responsabilizamos de todas las consecuencias de cualquier medida de acción gremial, a la total negativa a acordar los sueldos de los trabajadores del transporte de pasajeros del interior del país, y a pretender negociar salarios diferentes a los del Área Metropolitana de Buenos Aires”, señala el documento que lleva la firma de Roberto Carlos Fernández, Secretario General Consejo Directivo Nacional de la UTA.

Y sigue: “Nuestro pedido ha sido en todo momento claro, pretendiendo únicamente trabajar, y cobrar los salarios que legítimamente nos corresponden. No vamos a permitir que nos condenen a salarios de pobreza. Por eso ratificamos la medida de acción gremial por 72 horas, conforme la siguiente modalidad: paro de actividades el próximo martes 17, retomando la actividad el día del Censo Nacional (18 de mayo) en colaboración a la función desempeñada ese día, en la instancia de feriado nacional, cumplida la cual se reanudará la medida de acción gremial durante los días jueves 19 y viernes 20 del corriente”.

A fines de abril, la UTA lanzó la medida en reclamo de una equiparación de los sueldos del interior con los del AMBA, una demanda cuya satisfacción está atada al regimen de subsidios que recibe el sector, como compensación para que los empresarios no aumenten los pasajes al mismo ritmo de la inflación.

En esa oportunidad, una conciliación dictada por el Ministerio de Trabajo frenó la huelga. Sin embargo, el período conciliatorio, que tras una extensión, vencía esta noche, no dio frutos y las expectativas quedaron cifradas en un último encuentro que se realizó esta tarde en Trabajo, donde tampoco hubo acuerdo.

“Continuaremos poniéndonos a disposición de todas las partes intervinientes en la negociación, durante el transcurso de la presente medida de acción gremial, a efecto de lograr el acuerdo salarial que los trabajadores del transporte de pasajeros del interior merecen”, cierra el comunicado.

El febrero pasado, la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP) había impulsado la suspensión de las actividades en el transporte público de pasajeros en todo el interior del país debido a la falta de fondos para pagar salarios y combustible.

En aquel entonces, desde la entidad denunciaron que el gobierno nacional no envió los subsidios con los que se había comprometido a fines del año pasado. “Al día de hoy el sector de transporte público por automotor de pasajeros de todo el interior del país no ha recibido los aportes comprometidos de parte del Gobierno, y sin los fondos necesarios se ve impedido de pagar salarios y cargar combustible, por lo que el servicio se verá interrumpido en el sector de corta y media distancia”, señaló el comunicado difundido el 4 de febrero.

El comunicado completo

Comentarios de Facebook