Varios son los vecinos que se quejan por el estado en que se encuentran las veredas de nuestra ciudad, en algunos lugares por el faltante de baldosas y en otros por un desnivel producido por el hundimiento de las mismas, tal es el caso que nos acercamos a calle Gallo al 500, entre Anchorena y San Martín  y a través del reclamo de un vecino, pudimos comprobar que no solamente faltan las baldosas en la vereda, sino que además, hay un pozo que tiene más de 5 mts de profundidad, cuya boca fue tapadas por ramas, en forma provisoria y se le coloco una valla de peligro. Para tener en cuenta en ese lugar funciona un salón de fiestas infantiles, lo cual constituye un peligro latente. Esperemos que a quien le corresponda solucione este problema a la brevedad.

Juan Maza

Comentarios de Facebook