Sergio Massa quiere salir al ruedo. Ya. Otra vez. Tiene ganas de hablar, de confrontar las políticas de Javier Milei en público y de contraponer los datos del presente con los del pasado reciente. Está dispuesto a abandonar el largo silencio en el que se sumergió luego de la derrota en el balotaje. Desde ese entonces, entendió que la gente había elegido otra opción política y que había que respetar el mandato popular con bajo perfil.

Comentarios de Facebook