Ella tiene 81 años y él 60, ambos se robaron las llaves de la casa del asilo y encerraron a sus compañeros y trabajadores del lugar para tener más tiempo. Efectivos policiales los encontraron tiempo después en el partido bonaerense de San Martín.

Comentarios de Facebook