En la tarde de ayer, personal policial detuvo a dos personas que estaban recorriendo casa por casa la ciudad vendiendo bolsas de residuos y haciéndose pasar por empleados municipales lograban ser atendidos por los vecinos para luego exigirles dinero en forma prepotente.

Alertada la policía logro aprehenderlos y llevarlos a la comisaría comunal.

El Capitán Raúl Franzoia pidió a la comunidad que este alerta ante esta modalidad delictiva.

 

Comentarios de Facebook