Este martes jugó su último partido como profesional tras una extensa carrera. Los hinchas de Banfield le rindieron un gran homenaje en el estadio Florencio Sola.

Banfield, con el debut del entrenador Claudio Vivas, recibió este martes a Universidad Católica de Ecuador, en un encuentro válido por la quinta fecha del Grupo C de la Copa Sudamericana de fútbol. Fue empate 1 a 1 (con un golazo de chilena de Jesús Dátolo), un resultado que dejó a ambos equipos eliminados del certamen internacional.

Último de su grupo y complicado en su objetivo por avanzar de ronda, este partido, que se disputó en el estadio Florencio Sola, funcionó como una gran despedida para Darío Cvitanich, que anunció su retiro del fútbol la semana pasada y este martes disputó su último encuentro como futbolista profesional.

Los hinchas de Banfield despidieron de esta manera a un jugador muy querido en el club. Muchos llevaron camisetas especiales. De hecho, los futbolistas del Taladro salieron con una remera especial y el propio Cvitanich vistió su número 20 de color dorado.

A los 20 minutos del primer tiempo se vivió un momento inolvidable, muy emotivo, cuando todo el estadio ovacionó a Cvitanich. Pero lo más fuerte llegó a los 20 de la segunda parte, cuando fue reemplazado y salió entre lágrimas y abrazos con sus compañeros y rivales.

La carta de Cvitanich con la que anunció su retiro del fútbol

“Difícil arrancar a despedirse y encontrar las palabras adecuadas para hacerlo. No es una chau, no es un hasta luego, ni siquiera es un hasta siempre. Creo que la palabra mas adecuada es ‘gracias’”, comenzó el goleador.

Queda un ultimo partido en el lugar donde empecé y donde terminaré. Seguramente podría y debería ser mas extenso en los sentimientos y agradecimientos a tanta gente que conocí y me ayudó, clubes donde me ha tocado estar y momentos únicos que guardaré en el corazón”, continuó Cvita, que agregó: “La vida sigue y hoy los proyectos personales y mi vida familiar hacen que tome esta decisión que viene desde hace tiempo. Estoy convencido de que es el momento”.

El delantero que el lunes cumplió 38 años expresó su “melancolía de lo que fue y la incertidumbre de lo que vendrá”, mientras que destacó que logró más cosas de las que alguna vez soñó. “Me esforcé, sufrí, gané, perdí, me equivoqué, aprendí, pero sobre todo y finalmente fui feliz”, concluyó Darío Cvitanich, que hizo mención a todos los clubes en los que jugó.

Comentarios de Facebook