A la causa Ramos y la validez de los votos de Paniagua ahora se sumó descontarles un porcentaje de la dieta a los concejales de Juntos que no presenten una justificación ante su ausencia. Los perjudicados, los de siempre: los ciudadanos.

El regreso de Juan Ramos a su banca legislativa alteró el funcionamiento del Honorable Concejo Deliberante. Desde que el concejal del Frente de Todos dio por terminada su licencia su regreso es automático porque, a pesar de estar imputado en una grave denuncia por abuso sexual con acceso carnal, por ahora no hay impedimento legal para que retome con su cargo público. El freno a su retorno está centrado en una cuestión moral y ética por el hecho que se lo acusa. Esta situación, como la venimos reflejando en ediciones anteriores, revolucionó a todos los concejales. Por medio de un decreto de la presidenta Gabriela Herrera, refrendado en una sesión extraordinaria con los votos del propio bloque oficialista, se le impide asumir a Ramos hasta tanto la Justicia no informe al Con- cejo cuál es su situación judicial. Por ende, desde el FdT consideran que es válido que la banca de Ramos esté ocupada por el suplente inmediato Guillermo Paniagua. Por el contrario, desde la oposición, basándose solo en cuestiones legales y no morales, explica- ron que al no haber una prohibición legal, quien debe ocupar la banca es Ramos y por ende Paniagua no debe estar en el Concejo. Desde ya, que Ramos y sus abogados también opinan que Paniagua debe dar un paso al costado. Desde Juntos al evaluar que Paniagua no es concejal no convalidan que éste los cite en calidad de presidente de la Comisión de Obras a las reuniones semanales. Ante la ausencia de los opositores. Paniagua presentó una solicitud para que les descuenten el 25% de la dieta a quienes no concurran a las comisiones. Por ahora apuntó contra los ediles Rosana Fallet, Maria Laura Liaudat, Giuliano Pelorosso y Marcelo Daubián. Consideró que no justificaron su ausencia y por eso los quiere sancionar.

«Estamos para sesionar. Hay que darle respuesta a la gente y ellos no quieren comisionar. Mientras dure mi cargo como concejal me voy a mantener al frente de la comisión de obras. Por eso inicié el proceso de un acta para que se le descuente del sueldo un 25% por cada sesión a la que falten de manera injustificada»>, manifestó Paniagua en declaraciones a FM Tiempo.

Ahora, desde la postura de Juntos este proceder de Paniagua es inválido. Es más, todos los expedientes que Paniagua voté serán puestos en duda sobre su validez porque en su lugar debería estar Ramos. Este escándalo trae apareja- do que los expedientes y no- tas ingresadas se hayan frenado. El estancamiento va en perjuicio de toda la ciudadanía porque al no trabajar los concejales, las peticiones y proyectos no avanzan desde lo legislativo.

La Autentica Opinión

Comentarios de Facebook

DEJAR UN COMENTARIO