Se trata de Juan Ignacio Maceira. Su madre, Patricia Spinelli, Directora Nacional de Emergencias Sanitarias, aparece involucrada en la carga de los informes al SISA. Su papá es el director del Posadas

Juan Ignacio Maceira ofertaba los test en páginas web y hasta en su propio perfil de Instagram. Cobraba $6500 por un hisopado a domicilio. “Llegué a hacer 15 o 20 por día”, confesó. Son casi 100 mil pesos por una jornada de trabajo. El joven, hijo de una funcionaria del Ministerio de Salud y del director del Hospital Posadas, cayó por una cámara oculta. Con ese material, el juez federal Ariel Lijo ordenó varios allanamientos el viernes pasado y secuestró decenas de test de diversos laboratorios.

En la cámara oculta, realizada por el programa GPS que conduce Rolando Graña, Maceira ingresa a un domicilio para hisopar a una mujer. En esa secuencia, se presenta como médico del Hospital de Agudos de Haedo, en el sector de terapia intensiva, aunque se trataría de un simple residente. También se lamenta que en las últimas semanas bajó la cantidad de hisopados a domicilio. “Llegué a hacer 15 o 20 por día”, confesó.

En la charla con la “paciente”, Maceira cuenta que los test que utiliza, de la marca Abbot, son similares a los que ya se pueden comprar en las farmacias. Cuando la mujer le pregunta por el certificado, el médico responde: “Llego a mi casa y te lo armo, dame una horita”.

La secuencia termina con el pago de $6500 al contado.

Maceira es hijo de Patricia Spinelli, Directora Nacional de Emergencias Sanitarias (DINESA) y del actual director del hospital Posadas, Alberto Maceira. Por eso la Justicia investiga de dónde provenían los test. ¿Los sacaba del Posadas o de la DINESA?

El rol de Spinelli sería clave en la maniobra por otro motivo. En el certificado cargado en la página del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA) se consignaba que el hisopado habría sido realizado en el “Servicio de Traslados Sanitarios de la Dirección de Emergencia Sanitaria (DINESA)”, según reveló anoche el programa GPS.

Con esos datos, el juez Ariel Lijo allanó el viernes los domicilios de Spinelli y de su hijo. También hizo un operativo en la sede de la DINESA, en el barrio de Palermo.

Durante los allanamientos se secuestraron decenas de test, teléfonos, equipos informáticos, dinero en efectivo y hasta armas. En las imágenes distribuidas por la Policía Federal se pueden ver varias cajas de la marca Abbot pero también aparecen hisopados “JustCheck”, de la compañía norteamericana Acro Biotech. Según reveló el sitio El Disenso, el Ministerio de Salud compró 400 mil de esos test y los distribuyó en decenas de hospitales.

También se secuestró un recetario a nombre del doctor Ezequiel Blanco, un amigo de Maceira que ofrecía hisopados a domicilio.

Spinelli, alias “La Tana”, es Directora Nacional de Emergencias Sanitarias, un área clave del Ministerio de Salud que se encarga de distribuir insumos, medicamentos, y equipos técnicos a todos el país. Llegó a ese cargo a fines de 2019 con la gestión de Ginés González García y fue ratificada por Carla Vizzotti.

No es una novata en la función pública: ya había trabajado en el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires

Infobae reveló hace un año que Spinelli integraba el grupo privilegiado de funcionarios que se vacunó cuando comenzaron a llegar las primeras dosis de Rusia. Según los registros oficiales, se aplicó la primera dosis el 12 de enero de 2020 y el 2 de febrero completó el tratamiento. Lo llamativo de su caso es que nunca apareció en el listado de casi 70 personas que difundió el Ministerio de Salud cuando estalló el escándalo del vacunatorio VIP.

Maceira, su ex marido, declaró como testigo ante la jueza federal María Eugenia Capuchetti en el marco del escándalo por el vacunatorio VIP y la aplicación de dosis a distintos dirigentes políticos, sindicales y periodistas. En esa declaración, contó que él mismo participó de la vacunación en las oficinas del Ministerio de Salud cuando fueron inmunizados Horacio Verbitsky, Eduardo Valdés y Jorge Taiana, entre otros.

Maceira además reconoció al funcionario de Salud que llamaba al hospital para pedir vacunas en nombre del ex ministro González García. Se trataba de Marcelo Guille, ex secretario privado del ex funcionario.

El director del Posadas también había participado del operativo para aplicarle la segunda dosis de la Sputnik V al presidente Alberto Fernández.

Infobae.com

Comentarios de Facebook